Viernes 29 Agosto 2014

Principios generales de la funcion gastrointestinal

Escrito por 
  • Imprimir
  • Email

aparato digestivo

El aparato digestivo aporta al organismo un suministro contínuo de agua, electrolitos y nutrientes. Para ello son necesarios:

  1. El tránsito de los alimentos a lo largo de todo el tubo digestivo
  2. La secreción de los jugos digestivos y la digestión de los alimentos
  3. La absorción de los productos digeridos, el agua y los distintos electrolitos
  4. La circulación de la sangre para transportar las sustancias absorbidas
  5. El control nervioso y hormonal, de todas estas funciones



 

Nota:

En esta revisión trataremos los siguientes temas:

  1. Principios generales de la motilidad gástrica, en la página 2
  2. Control nervioso de la funcion gastrointestinal, en la página 3
  3. Tipos funcionales de movimientos del aparato gastrointestinal, en la página 4
  4. Flujo sanguíneo intestinal, en la página 5

 

ERROR_RECORD



 

 

Principios generales de la motilidad gástrica


Características de la pared gastrointestinal

Las funciones motoras del tubo digestivo se realizan por las distintas capas de músculo liso.

La pared intestinal está compuesta, de fuera adentro, por las siguientes capas:

  1. Serosa
  2. Capa muscular longitudinal
  3. Capa muscular circular
  4. Submucosa
  5. Mucosa

Además, la zona profunda de la mucosa contiene fibras dispersas de músculo liso, la muscularis mucosae.

{highslide type="img" url="/imagenes_medicina/intest.corte-transversal.jpg" width=250 captionText='Corte transversal clásico del intestino'}{/highslide}


Características específicas del musculo liso gastrointestinal

El músculo liso gastrointestinal funciona como un sincitio. Las fibras lisas de los músculos longitudinales y circulares están conectadas eléctricamente por uniones intercelulares comunicantes que permiten a los iones pasar de una célula a otra. Cada capa celular funciona como un sincitio, es decir cuando en algún punto de la masa muscular aparece un potencial de acción, se propaga en todas direcciones en el músculo, de tal modo que las distintas secciones de músculo liso se contraen sincrónicamente.


Actividad eléctrica del músculo liso gastrointestinal

El ritmo de la mayor parte de las contracciones gastrointestinales está determinado por la frecuencia de las llamadas ondas lentas del potencial de membrana del músculo liso. Estas ondas no son potenciales de acción, sino que constituyen cambios lentos y ondulantes del potencial de membrana en reposo. Se desconoce el origen de las ondas lentas, aunque podría deberse a una lenta oscilación de la actividad de la bomba sodio-potasio.

Los potenciales en aguja son verdaderos potenciales de acción, que causan la contracción muscular. Se generan cuando el potencial de reposo de la membrana alcanza un valor más positivo que -40 milivoltios (el potencial normal de reposo de la membrana oscila entre -50 y -60 milivoltios). Los canales responsables de los potenciales de acción permiten la entrada de grandes cantidades de iones calcio junto con un pequeño número de iones sodio, por lo que reciben el nombre de canales calcio-sodio.

El nivel básico del potencial de reposo de la membrana del músculo liso gastrointestinal puede aumentar o disminuir. El potencial de reposo de la membrana tiene un valor medio de unos -56 milivoltios.

{highslide type="img" url="/imagenes_medicina/pot.membrana-musc.liso.intest.jpg" width=250 captionText='Potencial de membrana en el musculo liso intestinal'}{/highslide}

- Los factores que despolarizan la membrana son:

  1. La distención del músculo
  2. La estimulación con acetilcolina
  3. La estimulación por los nervios parasimpáticos que segregan acetilcolina en sus terminaciones
  4. La estimulación por hormonas gastrointestinales

- Los factores que hiperpolarizan la membrana son:

  1. El efecto de la noradrenalina o la adrenalina sobre la membrana muscular
  2. El estímulo de los nervios simpáticos que segregan acetilcolina en sus terminaciones


ERROR_RECORD



 


Control nervioso de la función gastrointestinal


La función gastrointestinal está controlada por el sistema nervioso autónomo, que posee un componente extrínseco (inervación simpática y parasimpática) y un componente intrínseco (inervación entérica). Ambos componentes se comunican.


Control nervioso entérico del aparato gastrointestinal

El tubo digestivo tiene su propio sistema nervioso, llamado sistema nervioso entérico. Se encuentra en su totalidad en las paredes del tubo digestivo, desde el esófago hasta el ano.

El sistema entérico está formado principalmente por dos plexos:

  • El plexo mientérico o plexo de Auerbach, está situado entre las dos capas musculares. Su estimulación produce:
  1. Aumento del tono de la pared intestinal
  2. Mayor intensidad de las contracciones rítmicas
  3. Aumento de la frecuencia de las contracciones
  4. Mayor velocidad de conducción

El plexo mientérico también inhibe el esfínter pilórico, que controla el vaciado del estómago, y el esfínter de la válvula ileocecal, que regula el vaciado del intestino delgado en el ciego

  • El plexo submucoso o plexo de Meissner, es un plexo interno que se encuentra en la submucosa. A diferencia del plexo mientérico, se ocupa principalmente de regular la función parietal interna de cada pequeño segmento intestinal. Por ejemplo, en el epitelio gastrointestinal se originan muchas señales sensitivas que se integran en el plexo submucoso para el control local de la secreción intestinal. La absorción local y la contracción local del musculo submucoso.


Control nervioso autónomo del aparato gastrointestinal

Los nervios parasimpáticos aumentan la actividad del sistema nervioso entérico. A su vez, esto intensifica la actividad de la mayoría de las funciones gastrointestinales. La inervación parasimpática del tubo digestivo está formada por las divisiones craneal y sacra.

  • El sistema parasimpático craneal inerva, por medio de los nervios vagos, el esófago, el estómago, el páncreas y la primea parte del intestino grueso.
  • El sistema parasimpático sacro inerva, mediante los nervios pélvicos, la parte distal del intestino grueso. El colon sigmoides, el recto y el ano están especialmente inervados por fibras parasimpáticas, que intervienen en los reflejos de la defecación.

El sistema nervioso simpático generalmente inhibe la actividad del tracto gastrointestinal, lo cual produce muchos efectos opuestos a los del sistema parasimpático. Los nervios simpáticos inervan todas las regiones del tubo digestivo, sin mostrar preferencias por las porciones más cercanas a la cavidad bucal y al ano, como sucede con el sistema parasimpático.

Las terminaciones nerviosas simpáticas segregan noradrenalina, que ejercen sus efectos de dos formas:

  1. Hasta un cierto punto, con un efecto directo de la noradrenalina que inhibe el músculo liso
  2. En mayor grado, con efecto inhibidor sobre las neuronas del sistema nervioso entérico.

{highslide type="img" url="/imagenes_medicina/inervacion-intestino.jpg" width=250 captionText='Inervacion simpatica y parasimpatica del intestino'}{/highslide}

Reflejos gastrointestinales

Hay 3 tipos de reflejos esenciales para el control gastrointestinal:

- Los reflejos integrados por completo dentro del sistema nervioso entérico controlan la secreción gastrointestinal, el peristaltismo, las contracciones de mezclado, los efectos inhibidores locales, etc.

- Los reflejos desde el tubo digestivo a los ganglios simpáticos, que posteriormente regresan al tubo digestivo, trasmiten señales a largas distancias, como las que desde el estómago provocan la evacuación del colon (reflejo gastrocólico), las del colon y el intestino delgado que inhiben la motilidad y la secreción gástricas (reflejos enterogástricos) y los reflejos originados en el colon que inhiben el vaciamiento del contenido ileal en el ciego (reflejo colicoileal).

- Los reflejos desde el tubo digestivo a la médula espinal o al tronco encefálico, que posteriormente retornan al tubo digestivo, consisten especialmente en:

  1. Reflejos originados en el estómago y el duodeno que se dirigen al tronco encefálico y regresan al estómago a través de los nervios vagos que controlan las actividades motora y secretora.
  2. Reflejos dolorosos que provocan una inhibición general de la totalidad del aparato digestivo
  3. Reflejos de defecación que viajan desde el colon y el resto a la médula espinal y regresan para producir las fuertes contracciones del colon, el recto y el abdomen necesarias para la defecación.


Hormonas gastrointestinales

Las cuatro principales hormonas gastrointestinales son la secretina, la gastrina, la colecistocinina y el péptido inhibidor gástrico.

Las hormonas gastrointestinales se liberan al sistema porta y tienen efectos fisiológicos sobre las células diana con receptores específicos de cada hormona; los efectos hormonales persisten incluso después de haberse destruido todas las conexiones nerviosas entre el lugar de liberación y el órgano diana.

El cuadro siguiente describe las acciones de cada hormona gastrointestinal, así como el estímulo secretor y el lugar de secreción. Darle click para ampliar la vista:

{highslide type="img" url="imagenes_medicina/acciones-hormonas-gastrointestinales.jpg" width=300 align="center" captionText='Acciones de las hormonas gastrointestinales, estímulos secretores y lugar de secreción'}{/highslide}

 

ERROR_RECORD

 


Tipos funcionales de movimientos en el tubo digestivo


El tubo digestivo tiene dos tipos de movimientos: los movimientos de propulsión y los de mezclado

El peristaltismo es el movimiento propulsor básico del tubo digestivo. La distención del intestino produce la aparición de un anillo de contracción alrededor de él, que progresa hacia delante unos cuantos centímetros antes de desaparecer. Al mismo tiempo, el intestino se relaja, a veces varios centímetros hacia el ano en la llamada relajación receptiva, lo que permite que el alimento sea propulsado con mayor facilidad hacia el ano. Este complejo patrón no se produce en ausencia del plexo mientérico; por tanto, el complejo se denomina reflejo mientérico o reflejo peristáltico. La suma de este reflejo peristáltico y la dirección del movimiento hacia el ano se denomina ley del intestino.

{highslide type="img" url="/imagenes_medicina/peristaltismo2.jpg" width=250 captionText='Peristaltismo'}{/highslide}

El peristaltismo y las contracciones locales de constricción producen la mezcla de los alimentos en el tubo digestivo. En algunas zonas, las propias contracciones peristálticas producen la mezcla por sí solas. Así sucede en especial cuando el avance del contenido intestinal se ve bloqueado por un esfínter, de modo que la onda peristáltica solo puede amasar el contenido intestinal en lugar de desplazarlo. En otros momentos aparecen en la pared intestinal contracciones locales de constricción cada pocos centímetros. Estas constricciones suelen durar unos pocos segundos, tras los que aparecen nuevas constricciones en otros puntos del intestino “desmenuzando” el contenido por aquí y allá.


ERROR_RECORD

 


Flujo Sanguíneo Gastrointestinal


Los vasos sanguíneos del aparato digestivo forman parte de la circulación esplácnica. La circulación esplácnica incluye el flujo de sangre a través del propio tubo digestivo, además del correspondiente al bazo, al páncreas y al hígado. La sangre de la circulación esplácnica pasa inmediatamente después al hígado mediante la vena porta. En el hígado, la sangre atraviesa los sinusoides hepáticos y finalmente sale del hígado por las venas hepáticas.

{highslide type="img" url="/imagenes_medicina/circ.esplacnica.jpg" width=250 captionText='Circulación esplácnica'}{/highslide}

El flujo de sangre gastrointestinal es generalmente proporcional al nivel de actividad local. Por ejemplo, durante la absorción activa de nutrientes, el flujo sanguíneo en las microvellosidades intestinales y las regiones próximas de la submucosa aumenta enormemente. De la misma forma, el flujo sanguíneo en las capas musculares de la pared intestinal se eleva cuando lo hace la actividad motora del intestino.

Aunque no se han dilucidado por completo las causas del incremento del flujo sanguíneo durante el aumento de la actividad gastrointestinal, sí se conocen algunos datos:

  • Durante el proceso de la digestión, la mucosa del tracto gastrointestinal libera varias sustancias vasodilatadoras. La mayoría son hormonas peptídicas, como la colecistocinina, la gastrina  y la secretina.
  • Algunas glándulas gastrointestinales también segregan en la pared intestinal dos cininas, a calidina y la bradicinina. Estas cininas son vasodilatadores potentes.
  • La disminución de la concentración de oxígeno en la pared intestinal puede aumentar el flujo sanguíneo intestinal al menos en un 50%; por tanto, la hipoxia tisular debida a una actividad digestiva mayor produce probablemente gran parte de la vasodilatación.

{highslide type="img" url="/imagenes_medicina/flujo.art.intestinal.jpg" width=250 captionText='Riego sanguíneo gastrointestinal'}{/highslide}

Control nervioso del flujo sanguíneo gastrointestinal

La estimulación parasimpática aumenta el riego sanguíneo. La estimulación de los nervios parasimpáticos del estómago y el colon inferior incrementa el flujo sanguíneo local al mismo tiempo que la secreción glandular. Probablemente, este mayor flujo sanguíneo sea una consecuencia secundaria de la actividad glandular.

La estimulación simpática disminuye el flujo sanguíneo. Tras unos minutos de vasoconstricción inducida por el sistema simpático, el flujo vuelve a la normalidad casi por completo mediante un mecanismo llamado de escape autorregulador: los mecanismos vasodilatadores metabólicos locales desencadenados por la isquemia contrarrestan los efectos de la vasoconstricción simpática y, consecuentemente, redilatan las arteriolas.

La vasoconstricción simpática es importante cuando otras partes del cuerpo necesitan un aporte adicional de sangre. Un efecto importante de la vasoconstricción simpática del tubo digestivo es el bloqueo pasajero del flujo sanguíneo gastrointestinal y de otras zonas del área esplácnica durante cortos periodos durante el ejercicio intenso y en caso de shock hemorrágico, cuando se necesita un aumento del flujo en otra parte del organismo.

 


Fuente: Fisiología Médica - Guyton

ERROR_RECORD

 

 

ERROR_FILE

 

pot.membrana-musc.liso.intest
Visto 9662 veces
Meddics

Porque compartir es nuestra finalidad.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Buscador de Libros

Suscripción

feedburner

Meddic's RSS feed

Suscríbete gratis y recibe nuestras actualizaciones por correo:


Delivered by FeedBurner

Colaboradores

Ultimos Comentarios

Acceso